James Ward Packard (1918)

Este reloj de bolsillo con sonería sin llave de oro de 20 quilates, dotado de un doble rodaje y un volante Guillaume, marcó la historia de la Alta Relojería. Posee una repetición de los cuartos y los medios cuartos de hora con gran sonería y pequeña sonería, así como un cronógrafo monototalizador.
Fundador de la Packard Motor Company, James Ward Packard lo adquirió en 1919.

James Ward Packard fue uno de los coleccionistas más perspicaces y exigentes de comienzos del siglo XX. Apreciaba hacer pedidos de relojes a las grandes casas relojeras, exigiéndoles aceptar retos cada vez más importantes.

Tras la sencillez inusual pero asumida del diseño de este reloj de bolsillo con sonería, hay un movimiento original y complejo, en el que se ha puesto una extraordinaria atención a los detalles y al uso de materiales de alta calidad.

La caja pesada y finamente grabada, que lleva las iniciales del cliente en esmalte «champlevé» azul, fue elaborada en oro de 20 quilates, en lugar de los habituales 18 quilates. Tallado en un trozo de cristal de roca, el vidrio es de una pureza perfecta. Este material extremadamente difícil de trabajar, utilizado para el cristal del reloj, refleja la calidad y la nobleza discreta de esta pieza. La esfera de esmalte con números romanos ha sido evidentemente diseñada para garantizar claridad y legibilidad. Presenta funciones de un cronógrafo con totalizador de 30 minutos, que se activa con un pulsador coaxial alojado en la corona. Este es el único modelo conocido de reloj con sonería que reúne un cronógrafo y una repetición de los cuartos y los medios cuartos de hora con gran sonería y pequeña sonería. El movimiento de alta precisión tiene 43 rubíes y un volante Guillaume antimagnético, con un coeficiente térmico cercano a cero. Por lo tanto, casi no se ve afectado por las variaciones de temperatura. Está dotado de dos barriletes: uno para el rodaje del reloj y el otro para la energía adicional necesaria para el funcionamiento del mecanismo de sonería. En modo gran sonería, este reloj toca las horas y los cuartos, con dos timbres, al paso de los cuartos. En modo pequeña sonería, toca las horas únicamente al paso de las horas y los cuartos sin las horas al paso de los cuartos. La repetición de los cuartos y los medios cuartos es una configuración poco común: cuando se activa la repetición, toca una sonería adicional al paso o después de cada intervalo de 7 minutos y medio transcurridos desde el último cuarto. Muy pocos relojes con complicaciones son igualmente cronómetros de alta precisión, puesto que las funciones adicionales tienen incidencia en la precisión. Por esta razón, este reloj representó un gran reto para los relojeros que tenían que integrar todas las funciones solicitadas por James Ward Packard, y crear al mismo tiempo un modelo extremadamente preciso.

Presentado en la subasta de Nueva York en junio de 2011, el reloj alcanzó casi 1,8 millones de dólares.

La versión de su navegador está obsoleta y no permite aprovechar plenamente la experiencia

Para poder visualizar el sitio, debe actualizar su navegador o descargar otro. Actualizar

×